potenciómetro

Potenciómetro en ciclismo: La herramienta del PODER

Como todos sabemos, el conocimiento es poder… y es la clave del éxito del uso de los potenciómetros en ciclismo. El poder que nos da, por un lado el conocimiento sobre nuestras propias capacidades, y por otro, el conocimiento de las capacidades de nuestros rivales directos. A través de la observación podremos estimar fácilmente las capacidades reales del corredor que tenemos enfrente.

¿Te parece poco? Imagínate, por un momento, conocer cuánto tiempo puedes aguantar a determinados ritmos… y aún es más, estimar cuánto tiempo pueden aguantar tus adversarios! La ostia ¿verdad? ¡¡¡Pues se puede!!!

Si haces un buen uso del potenciómetro y determinas bien tus zonas de entrenamiento, podrás conseguir lo primero, y si observas con detenimiento y analizas algunos datos (algunas veces los corredores ya nos regalan esa información en aplicaciones como Strava) podrás conseguir lo segundo.

Aún no entiendo como a un director deportivo de ciclismo, cuando le hablas de potencia, le hablas en chino. Afortunadamente la cosa va cambiando y a más de uno no le ha quedado más remedio que asesorarse y tener al lado a alguien de confianza que le descifre la información.

Tus capacidades en una ecuación

Te voy a pedir que hagas otro esfuerzo mental y por un momento te pongas en la piel de un corredor disputando una gran vuelta ¿Te imaginas la importancia que da conocer el FTP aproximada de nuestro rival cuando estás subiendo un puerto de tú a tú en un final de etapa?

Imagínate por un momento poder predecir cuándo un corredor va por encima de sus posibilidades y cuánto tiempo podrá aguantar a esos ritmos y las consecuencias que tendrán en sus piernas. O tener la capacidad de decidir no entrar al juego de los ataques de inicio de puerto porque “mis watios medios” son superiores o por lo menos están a la altura… y al final llegaremos a un mismo punto al mismo tiempo,  solo que ”yo no habré acumulado tal nivel de lactato en mis músculos, lo que me permitirá arrancar para el final de etapa cuando sepa que la gasolina que llevo no se me acabará hasta cruzar la meta”. Vamos… que no habré quemado mis cartuchos en mal momento!!!

 

Creo que desde este punto de vista es fácil entender el recelo de Froome en el Tour a la hora de hacer públicos sus datos reales de potencia, y “regalar” esa valiosa información cuando todos sabemos que es su principal arma. Personalmente, estoy convencido que no es el más fuerte en carrera, pero si el que mejor sabe gestionar sus fuerzas. Sin duda el baluarte de las nuevas tendencias de trabajo en ciclismo.

Evidentemente esto funciona en las luchas de tú a tú, y sobre todo en subida… cuando jugamos como otros factores como puede ser el viento, a veces un sobreesfuerzo que nos lleve al límite puede suponer aguantar en el grupo o no. Siempre digo que la diferencia de estar delante o no, en ciclismo, muchas veces viene determinado por la capacidad de sufrimiento en pequeños periodos de tiempo. A veces, el saber sufrir y aguantar tirones de no más de 2’-3’ marca la diferencia en carreras de más de 4-5horas.

Si soy triatleta, ¿cómo le saco partido al potenciómetro?

En el próximo post intentaré explicar las implicaciones que conllevan el uso de la potencia en el entrenamiento de triatlón de larga distancia. Conoceremos una fórmula para estimar los datos de potencia a los que rodamos (y a los que tendríamos que rodar para alcanzar ciertas marcas) y las variables que podemos optimizar para que el resultado de la ecuación sea mejor (más velocidad a mismos watios)… las  tan de moda “ganancias marginales”.

Espero poder ayudaros y sacar alguna conclusión en limpio!!!  Y si te apetece ayudarnos a crecer no olvides compartirlo en las redes sociales 😉

Gustavo Rodríguez – Entrenador de Triatlón en Mr. Fahrenheit.

SI TE HA GUSTADO ESTE POST, NO DUDES EN APUNTARTE A NUESTRA NEWSLETTER Y TE MANTENDREMOS INFORMADO!

[yikes-mailchimp form=”1″ submit=”¡ME APUNTO!”]

No Comments

Post A Comment