Potenciómetro y entrenamiento invertido… El giro del MÉTODO!!!

Pulsómetro: la 1ª revolución del entrenamiento.

Cuando comenzamos  a utilizar potenciómetros, no éramos conscientes de la verdadera revolución que conllevaría ese aparatito. Simplemente lo veíamos como una herramienta que venía a sustituir el pulsómetro, un aparato que nació allá por los 80 y se popularizó en los 90 como la última tecnología para medir nuestras zonas de esfuerzo en deportes difícilmente mesurables como el ski de fondo o el ciclismo en ruta. Un salto tecnológico que nos permitía trabajar con más exactitud… y en definitiva, una manera indirecta de conocer en qué zonas de esfuerzo estamos trabajando  relacionando 3 parámetros:  Esfuerzo, mmoles de lactato y los latidos de nuestro corazón.

Potenciómetro: el siguiente paso.

Hasta aquí, los potenciómetros aportaban poco más que un pulsómetro. Simplemente cambias la relación esfuerzo/ mmoles lactato/ pulso por la de esfuerzo/mmoles lactato/ potencia. Con las mejoras que siempre escuchamos sobre el cambio de que si los condicionantes meteorológicos influyen menos en la medición, el nivel de cansancio no altera las zonas, la inmediatez de los valores nos permite medir trabajos en tiempos y distancias más cortas.  Todo verdad, pero eso no es ver más allá de lo que ya conocíamos, sólo son pequeñas mejoras del método. Pero esta herramienta nos permite ir más allá. ¡¡¡PERMITE CAMBIAR EL MÉTODO!!!

Peculiaridades del entrenamiento en ciclismo

El entrenamiento en ciclismo siempre ha sido muy diferente al del resto de deportes. Siempre se nos ha permitido trabajar a ritmos muy bajos y competir a velocidades radicalmente distintas. Eso no pasa en otros deportes ¿Por qué?

Tradicionalmente, los ciclistas, comenzamos a trabajar a intensidades marcadas por pulso. Comenzamos formando una base aeróbica sólida, a partir del cual, comenzaremos  a mejorar nuestras capacidades anaeróbicas a través del trabajo de alta intensidad. Nuestros ritmos a principio de temporada nada tienen que ver a los del pico de forma…  y apenas tocamos esos ritmos unos meses al año. Trabajamos por intensidades subjetivas…  no por ritmos objetivos. Las características de nuestro terreno de juego (la variedad de carreteras, altimetrías y unas condiciones meteorológicas cambiantes) no nos lo permitían… No teníamos un ritmo objetivo como puede pasar en otros deportes.

En un atleta, las intensidades vienen marcada por lo ritmos objetivo. Cuando comienza sus entrenamientos a principio de temporada, tiene muy claro el ritmo objetivo que quiere alcanzar en su máximo estado de forma… y trabaja para ello desde el principio. Sabe que los músculos no trabajan igual a  4’30” que a 3’00”… las piernas corren “diferente”, y trabaja esos ritmos en distancias inferiores (series) desde un principio. Las series no vienen marcadas por “donde estamos”, sino por “a donde queremos llegar”.

El giro del método

Ahora, con el potenciómetro,  podemos hacer lo mismo en ciclismo, ¡¡¡podemos medir nuestros ritmos objetivamente, en un entorno tan variable!!! si sabemos que potencia movemos en estado de forma, podemos trabajarla desde un principio en distancias menores. De este modo si en estado de forma subimos los puertos a 350W o rodamos en un half a 250W… vamos a trabajar esa intensidades desde el principio para poco a poco ir aumentando la capacidad de aguantar más tiempo a esos ritmos. ¡¡¡HEMOS INVERTIDO EL ENTRENAMIENTO!!!

Por eso, el “novedoso” método de entrenamiento invertido, no es más que la vuelta al método tradicional que se lleva usando toda la vida en otros deportes con zonas de juego establecidas (pistas de atletismo, piscinas, velódromo…). Sólo que ahora, la tecnología nos deja medir objetivamente nuestros ritmos en  nuestro “terreno de juego”.

Y tú, ¿realmente sacas todo el provecho a tu potenciómetro?

Gustavo Rodríguez – Entrenador de Triatlón en Mr. Fahrenheit.

SI TE HA GUSTADO ESTE POST, NO DUDES EN APUNTARTE A NUESTRA NEWSLETTER Y TE MANTENDREMOS INFORMADO!

[yikes-mailchimp form=”1″ submit=”¡ME APUNTO!”]

2 Comments
  • Jorge Toledo
    Posted at 19:43h, 25 junio Responder

    Buenas Gustavo, en primer lugar felicitaros por esta nueva iniciativa.
    Interesante el artículo, pero ahora mismo no tengo posibilidad de montar un potenciómetro en las bicis con las que entreno.
    Sin embargo si que hago algunas series en las bicis estáticas del gimnasio, que si disponen del mismo.
    Consideras que es mas interesante realizas las series en este tipo de bicis estáticas por tener potenciómetro, o por el contrario, aún sin el, mejor hacerlas con la de carretera o enduro’?
    Salu2!

    • Mr. Fahrenheit
      Posted at 11:13h, 26 junio Responder

      Hola Jorge!!! Muchas gracias.

      Si el medidor de potencia de las bicis es fiable, claro que se pueden utilizar los watios como herramienta de trabajo en nuestro entrenamiento en rodillo o bicicleta indoor. Aunque antes tendremos que calcular bien nuestras diferentes zonas de intensidad para conocer la potencia adecuada a la que queremos trabajar (en función de nuestros objetivos) y adecuar las cargas…
      Si la bicicleta es de spinning (con disco de inercia) ten en cuenta que la biomecánica del pedaleo varía respecto a la bicicleta normal, por lo que necesitaremos una adaptación al pedaleo, y en consecuencia el aprovechamiento a la hora de salir con nuestra bicicleta a la carretera o al monte será menor.

      Espero que te sirva de ayuda en tus sesiones!!!
      Un saludo,

      Gustavo Rodríguez

Post A Comment