Test: Influencia de los acoples en la aerodinámica

Muchas veces nos dejamos la piel para poder arrancar unos pocos watios al potenciómetro y arañar unos segundos a base de mucho trabajo, esfuerzo y horas de sudor. Está claro que esa es la manera para ir mejorando… ¿pero es ese el único camino?

En mi caso, después de muchos años como ciclista profesional dedicado única y exclusivamente al ciclismo, llega un momento donde los márgenes de mejora son cada vez más pequeños y el gasto para conseguirlo (tanto en tiempo como en esfuerzo) probablemente repercutiría negativamente en los otros dos sectores. Toca entonces usar la cabeza, economizar y sacar el mayor partido a esos watios.

De esta manera, una de las líneas de trabajo más importantes a seguir, es por un lado conseguir una postura lo más eficiente biomecanicamente hablando (en la que sea capaz de desarrollar una mayor cantidad de watios) y por otro lado mejorar la eficiencia aerodinámica de la posición para, con ese mismo número de watios, ser capaz de rodar más rápido. Muchas veces la postura en la que más watios desarrollamos no acaba siendo la más rápida, ya que no suele ser la más aerodinámica.

Tocará entonces buscar un equilibrio entre comodidad/aerodinámica en búsqueda del mejor balance global. ¿Está este punto de equilibrio en el mismo punto para todos? la respuesta es NO.

La importancia de la aerodinámica crece exponencialmente (y no proporcionalmente) con la velocidad a la que rodamos, por lo que cuanto mayor sea nuestro nivel en las dos ruedas y mayor velocidad en este parcial, mayor partido le sacaremos a una posiciones “aero”, desplazándose este equilibrio hacia el lado de la aerodinámica.

EL TEST

Bueno, pues toca ponerse manos a la obra y comenzar a analizar nuestra posición. El test de esta semana va orientado a medir una de las variantes que influyen directamente en la aerodinámica: La posición del manillar.

El año pasado subía la posición de brazos con la teoría de que si cerramos el hueco que forman los hombros con las manos y desviamos el viento hacia el exterior, una misma posición (sin variar la altura del apoyo de codos) mejoraría aerodinamicamente.

La teoría me convencía… ahora tocaba testearla y ver si realmente existe mejora.

Partiendo de la base de que los medios son pocos pero que las ideas son muchas, nos creamos nuestro propio tunel del viento. Para ello utilizaremos una recta con bastante desnivel en la que no tengamos que preocuparnos de trazar ni de frenar, y marcaremos un punto de arranque del que saldremos en todas las tandas sin dar pedales. La variante que utilizaremos para ver que posición es más aerodinámica será la velocidad. De manera que a mayor Velocidad Máxima –> Mayor Aerodinámica

LOS RESULTADOS

De esta manera podemos observar que la posición de mejor coeficiente aerodinámico para mi, es acople curvado sin angulación, con una mejora de 2,5km/h a estas velocidades. Diferencia que a 40km/h será mucho menos significativa, pero sin duda una ayuda para una variante tan pequeña y fácil de cambiar… así que tocará bajar el manillar.

¿Son estos tests definitivos? Probablemente no, pero servirán como punto de partida de cara a siguientes pruebas para seguir mejorando. Evidentemente se escapan algunos factores como puede ser la variabilidad del viento a lo largo del test, o como afectaría el viento cruzado. De todos modos, cerramos la sesíon con 2 bajadas más (con la posición que llevaba y con la mejor) manteniendo casi los mismos valores en favor de la misma.

Parece que poco a poco vamos sacando conclusiones en primera persona, cuestionando y  renunciando a muchos resultados de aerodinámica publicados y contaminados por intereses económicos de las grandes marcas.

Seguiremos trabajando en esta línea… espero haberte ayudado con mi experiencia  😉

Gustavo Rodríguez – Entrenador de Triatlón en Mr. Fahrenheit.

SI TE HA GUSTADO ESTE POST, NO DUDES EN APUNTARTE A NUESTRA NEWSLETTER Y TE MANTENDREMOS INFORMADO!

[yikes-mailchimp form=”1″ submit=”¡ME APUNTO!”]

No Comments

Post A Comment